11/4/07

SIFON "CHARCO DEL MORO". LAS BUITRERAS

Para acceder al sifón, partimos de la localidad malagueña de Gaucín, concretamente a la Barriada El Colmenar, que nos conducirá al fondo del valle del río Guadiaro.
Una vez allí, tomaremos la senda que parte del pueblo y remonta el río por su margen occidental, junto a las vías del tren. El camino acaba en una inmensa badina de unos 300 metros de largo, justo a la salida del cañón de Buitreras. La surgencia se localiza en la margen oriental del río y está marcada con una pequeña placa en la que aparecen las siglas del grupo GES de Ubrique.

HISTORIA DE LAS EXPLORACIONES
En el verano de 1.992, miembros del SECJA y GES de Ubrique realizan la exploración de esta surgencia, que en 1.991 miembros del GES de Ubrique habían descendido unos 15 metros en el sifón, existiendo perspectivas de que la cavidad continué, pero debido a la falta de medios técnicos la exploración debió detenerse en ese punto.
Un primer reconocimiento rápido se confirma que se trata de una gran cueva situada junto al fondo del río en la pared rocosa del cañón. La entrada al sifón se encuentra a siete metros de profundidad y tiene unas dimensiones de dos metros y medio de altura por seis de anchura. Su tendencia es descendente con una inclinación casi constante de alrededor 30º (que coincide perfectamente con el buzamiento de las capas). Su forma muy uniforme presenta una sección lenticular.
En las primeras inmersiones del SECJA logran descender hasta -36 metros y topografiar lo explorado, ratificando que la galería continua descendiendo con similar inclinación e igual anchura.
No es hasta el invierno de 1.994 cuando miembros del SECJAy del GES de Ubrique acompañados por miembros del Grupo Bathynellidae de Madrid, consiguen resultados espectaculares. Se logra descender hasta la cota de -62 metros, topografiando lo explorado, y se comprueba que la galería sigue descendiendo al menos otros diez metros, sin embargo aquí es más estrecha haciendo que la progresión deba realizarse por el lecho arenoso, lo que incrementa si cabe aún más, la turbidez del agua. La exploración se dio por finalizada por el momento, ya que para futuras inmersiones son necesarios utilizar mezclas de gases, adecuados a tales profundidades, lo que sumado a la materia en suspensión del agua, hacen que éste sifón sea todo un reto en las exploraciones subterráneas de nuestro país.
En el año 2.002, el Grupo de Hidrogeología de la Universidad de Málaga realiza una serie de ensayos con trazadores en determinados sumideros de la Sierra de Libar con objeto de valorar la vulnerabilidad del mismo ante la contaminación. Entre los sumideros kársticos estudiados se encuentra la Sima del Republicano. Los resultados demuestran que las aguas infiltradas en la misma resurgen a unos dieciocho kilómetros de distancia y seiscientos de desnivel en el manantial llamado “Fuente Charco del Moro”, situado en el mismo cauce del río Guadiaro y justo a la salida de la Garganta de las Buitreras.
Con estas expectativas, estaba claro que se debía continuar intentando la exploración de ésta surgencia. A finales de Marzo, José Millán del EspeleoClub Karst y Antonio del Grupo GEAG de Alhaurin El Grande, auxiliados por miembros del CES-ESCARPE, GIEX de Jerez y EspeleoClub Karst, realizan una inmersión para reconocer ésta surgencia.
A pesar del mal tiempo, y de la gran cantidad de agua que expulsaba la surgencia, se realizó la exploración del sifón hasta la cota de -25 metros. En la que se comprobó que no existía cuerda guía instalada, pero las condiciones del sifón obligaron a abandonar la exploración, teniendo que ser pospuesta hasta el verano. Ya que la gran fuerza de la corriente de las aguas de la surgencia y la turbidez que se produce en el sifón, obligan a esperar mejores condiciones en la época estival.
El verano verá nacer una extensa campaña de exploración de los acuíferos de la Sierra de Libar, Cañón de las Buitreras y Cauce del Río Guadiaro.
Texto: Jorge L. Romo
Fotos: Jorge L. Romo (CES-Escarpe) y José Millán (Espeleoclub Karst)

No hay comentarios: